El colegio

La escolarización es un elemento clave en el desarrollo cognitivo y psicosocial de todo niño que le prepara para la plena integración en la sociedad. Cuando un niño tiene que ser hospitalizado sufre un cambio drástico que le rompe su rutina y es cuando más necesita referentes que le den seguridad, como continuar con su actividad escolar.

 

Aunque tu hijo no pueda asistir a su ‘cole’ de siempre, a través del aula hospitalaria o de la atención a domicilio podrá minimizar e incluso evitar posibles retrasos o déficits. Es importante que nunca haya una desconexión total con la escuela. Para eso, es bueno que el tutor del colegio se coordine con los profesores del hospital y les comente el nivel de conocimientos y la metodología que utiliza.

 

Los papás debéis informar al tutor sobre la cardiopatía de vuestro hijo antes de que se incorpore de nuevo al colegio. Así el profesor, además de poder actuar adecuadamente, podrá preparar al resto de compañeros. Tras la incorporación escolar es interesante hacer un seguimiento para detectar posibles secuelas.

 

Menudos Corazones ha elaborado una guía, Tengo un niño con una cardiopatía en el aula, pensada para que los educadores conozcan cómo deben tratar a los niños con esta enfermedad. Si quieres un ejemplar puedes solicitarlo al: 91 373 67 46.