La nutrición

Normalmente la dieta de un niño con una cardiopatía es similar a la de otro sin ella pero con diferencias dependiendo de la edad, el tipo de cardiopatía y la situación del tracto intestinal. La alimentación es de vital importancia para mantener una buena salud y, especialmente, para conseguir una temprana recuperación tras una intervención.

Con frecuencia tu hijo puede tener dificultad para comer ya que el mayor gasto cardíaco y las dificultades respiratorias le provocan fatiga y menos apetito. Por lo tanto, la desnutrición es una posible complicación que se debe prevenir y tratar. Para ello, sigue las indicaciones de tu pediatra que adaptará la alimentación a la edad y situación concreta del pequeño. Como regla general, es bueno crear un clima tranquilo y relajado para el niño a la hora de comer.

Ver vídeo de charla relacionada con este tema  en el Área de Socios de esta web, sección Charlas.

Lactancia

Como a cualquier otro bebé, los especialistas recomiendan darles el pecho porque la leche materna es un alimento muy completo con beneficios inmunológicos. Si tu bebé se cansa mientras se alimenta o tiene problemas para succionar, puedes extraerte la leche y dársela en un biberón. También puedes hacer lo mismo y congelar leche de sobra si te separan de tu hijo durante el tratamiento. Si no pudieras darle de mamar no te sientas culpable por usar el biberón. No perjudicará a tu bebé tomar otra leche y para algunos les resulta más fácil.

 

Alimentación por sonda

Cuando el niño no puede comer correctamente por la boca se le alimenta por vía enteral, es decir, a través de una sonda nasogástrica (por la nariz) o gastrostomía (por el estómago). También se puede administrar la leche materna a través de la sonda. Si deciden alimentar a tu hijo por sonda, no os preocupéis, iniciaréis el proceso en el hospital y allí os enseñarán la técnica y los cuidados necesarios.