Los deportes

Si los niños con cardiopatías deben o no practicar deporte es un tema que suscita, frecuentemente, muchos interrogantes entre los padres. La opinión de los especialistas al respecto es clara, no se le debe excluir de los programas de deporte aunque si adaptarlos a las características físicas de cada menor. El ejercicio físico es una actividad recomendada para que los niños alcancen su pleno desarrollo y la integración en el ámbito educativo y social.

 

Si durante los primeros años de vida tiene experiencias motoras básicas, cuando complete su desarrollo físico no presentará dificultades para realizar actividades deportivas. Además de adquirir una buena coordinación motora, flexibilidad, agilidad y equilibrio. La actividad deportiva puede tener en estos casos unos beneficios equiparables a los de la persona sana.

 

Por tanto, la práctica deportiva en tu hijo requiere un programa individual que tenga en cuenta factores como la edad, la situación hemodinámica o la repercusión músculo-esquelética de su enfermedad, entre otros. En general, se debe evitar deportes de gran intensidad, así como llegar al agotamiento e interrumpir la práctica durante el curso agudo de la enfermedad. Pero ante cualquier duda o para saber qué deporte se adapta mejor a las características de tu hijo, debes consultar al especialista.