Decisiones a tomar cuando no es posible la vida

Algunas malformaciones severas son letales, lo que significa que el niño probablemente no sobrevivirá después del nacimiento. En esta difícil situación, la única opción reside en elegir entre dos desagradables alternativas: o bien continuar el embarazo y dejar que la naturaleza siga su curso, o interrumpir el embarazo. La segunda opción puede parecer la mejor manera de evitar a los padres, en especial a la madre, la experiencia traumática de llevar en su seno un niño destinado a morir. Pero, incluso en esos casos, la decisión de interrumpir el embarazo puede ser dificilísima de tomar. Optando por abortar, los padres pueden sentir que están abandonando a su muy deseado bebé o que están actuando en contra de su propia decisión (antes de conocer el diagnóstico) de no interrumpir, en ningún caso, el embarazo.
Algunos estudios sobre padres que han pasado por esta situación indican que continuar el embarazo puede hacer más fácil el proceso de duelo, dando más tiempo a los padres de preparación para aceptar la muerte de su hijo. Estar preparado para lo que va a ocurrir se considera beneficioso. Asimismo, muchos padres ven como positivo tener la oportunidad de ver al niño y despedirse adecuadamente. La decisión, en cualquier caso, es sólo vuestra y debe basarse exclusivamente en las características específicas de vuestra situación individual.
Incluso en el caso de que la cardiopatía congénita no sea letal, algunos padres pueden considerar el aborto como la mejor opción posible. Es ciertamente difícil renunciar a un hijo deseado y a un embarazo con el que uno se siente comprometido. Por otro lado, siempre está el deseo de proteger al hijo, a ti mismo y a tu familia del sufrimiento (por ejemplo, de las intervenciones quirúrgicas que, en ocasiones, pueden tener resultados inciertos a largo plazo). Si sientes que la interrupción del embarazo es la mejor forma de lograrlo, nadie te lo puede impedir.

 

Autora: Eva Niggemeyer

Revisado por: Dr. Vlasta Fesslova

Fuente: www.corience.org