La necesidad de tomar una decisión

Lo que hace que la situación resulte especialmente difícil es que los padres deben decidir rápidamente los pasos a seguir. Por tanto, es esencial que tengan un conocimiento lo más exacto posible de la malformación de su hijo, y de las consecuencias que puede tener tanto en la vida de su hijo como en la suya propia. Se debería hacer una sonografía detallada que, idealmente, incluya la visión de las cuatro cavidades y una evaluación del estado de las grandes arterias y el ideal sería que confirmara el diagnóstico un experto en cardiología fetal. También se deben tener en cuenta las posibles malformaciones asociadas y las anomalías cromosómicas.
La decisión de los padres debe tener en cuenta el bienestar del niño y de la madre, así como las consecuencias a largo plazo. El consejo de un equipo de expertos multidisciplinar (obstetras, cardiólogos fetales, genetistas, neonatólogos, cirujanos cardiovasculares, cirujanos pediátricos u otros especialistas pediátricos, dependiendo de la situación) puede ayudar a la hora de tomar la decisión. Otra opción puede ser un ‘estudio del caso’ multidisciplinar que incluya al personal sanitario y a los padres. Sea cual sea el camino que decidas tomar, asegúrate de que dispones de toda la información y de que conoces todas las opciones posibles para poder tomar una decisión consecuente. No dudes en repetir las preguntas una y otra vez, si te sientes inseguro o desbordado por la cantidad de información que se espera que asimiles. A menudo, ayuda el tener más de una sesión de asesoría para poder tener una panorámica más clara de la situación. Las decisiones consecuentes pueden ayudar a disminuir el trauma emocional de la familia.
Cualquiera que sea la decisión que se tome, ningún resultado será plenamente satisfactorio. Sin embargo nadie podrá decirte qué debes hacer; esta es una decisión que sólo te compete a ti, y todos los padres enfrentan la situación y las decisiones de manera diferente. No se puede hablar de decisiones correctas o equivocadas, sólo de aquella que es la adecuada para ti. Las emociones pueden jugar un papel decisivo en esta clase de decisiones y es importante tener en cuenta las repercusiones emocionales en los padres.

 

Autora: Eva Niggemeyer

Revisado por: Dr. Vlasta Fesslova

Fuente: www.corience.org