Preparación para vivir con una cardiopatía congénita

La noticia de que tu hijo tiene una cardiopatía congénita puede transformar tu mundo en muchos aspectos. Puedes sentir que el embarazo, que hasta ese momento se había desarrollado sin problemas, se convierte en una pesadilla, a pesar de que el diagnóstico ya no equivale a una sentencia de muerte, ya que más del 90% de los pacientes con cardiopatías congénitas llegan en la actualidad hasta la edad adulta.
El diagnóstico prenatal te ayudará a prepararte emocional e intelectualmente para el nacimiento de un niño enfermo. Esto puede hacer más fácil el enfrentarse después a la situación y vivir una vida lo más normal posible. Probablemente, te verás enfrentado a muchas decisiones de tipo práctico relativas, por ejemplo, al seguro y las necesidades de apoyo o aparatos que tu hijo pueda requerir. A pesar de que es difícil pensar en términos prácticos en una situación tan estresante, estas decisiones son importantes, ya que os ayudarán a ti y a tu familia a manejar la enfermedad de tu hijo en el futuro.
Probablemente tendrás miles de preguntas y querrás hablar con alguien para obtener apoyo y consejo más allá de la información médica que te hayan dado los médicos que te atienden. Hoy en día, en casi todos los países de Europa hay organizaciones de padres y pacientes que dan apoyo y consejo a las familias afectadas. Entrar en contacto con una organización local puede ayudarte a aceptar tu nueva situación y a encontrar respuesta a las preguntas que es muy probable que tengas. Además, te dará la oportunidad de hablar con otra gente que se encuentra en tu mismo barco y a compartir experiencias. Los trabajadores sociales y los psicólogos o terapeutas pueden ser otra gran fuente de ayuda. Si te sientes desbordado por la situación, puede ser una buena idea contactar con alguno de ellos para obtener apoyo emocional.

 

Autora: Eva Niggemeyer

Revisado por: Dr. Vlasta Fesslova

Fuente: www.corience.org